“Todo está bien, te quiero”



Los agentes de policía no solo tienen que combatir el crimen, sino también, obviamente, proteger a los ciudadanos. Es lo que hizo un policía de Atlantic City, que previno un suicidio y que no dudó en mostrar su lado más humano.

Cuando el agente llegó se encontró a un hombre en la cornisa de un edificio destinado a aparcamiento de coches. 

Eric Knuttel, el nombre del agente, que está asignado a la unidad de negociación de crisis, mantuvo una conversación de 10 minutos con el suicida, pero de repente, el joven se puso nervioso e intentó precipitarse.

La rápida reacción de Knuttel fue clave y logró agarrar de la pierna al suicida. Una vez puesto a salvo, el agente no paró de confortar al presunto suicida, y con toda la calidez, le dijo en varias ocasiones “todo está bien, te quiero”.