Reino Unido infectará con Covid a personas sanas para acelerar el desarrollo de la vacuna



Reino Unido pretende convertirse en el primer país del mundo que infecte a voluntarios sanos con el coronavirus, confirmó este martes el Gobierno que dirige Boris Johnson. 

Se trata de un ensayo en el que participarán hasta 90 voluntarios menores de 30 años, que recibirán una dosis de una vacuna nasal experimental antes de ser infectados con Covid-19. 

Según detalla este martes el diario británico Daily Mail, se espera que los controvertidos ensayos, de ser aprobados por los reguladores, intensifiquen los esfuerzos para desarrollar una vacuna, que se espera como pronto para principios del próximo año.

Durante el ensayo, cuyo inicio está previsto para enero, los voluntarios permanecerán en una clínica especializada en el Hospital Royal Free de Londres, donde se controlarán de cerca sus síntomas. Los resultados se esperan para mayo del próximo año. 

El investigador Peter Openshaw, del Imperial College de Londres, ha dicho que el estudio no tiene como objetivo enfermar a las personas, sino “conseguir que el virus se replique en la nariz”. “Creemos que tomando todas las precauciones podemos realmente limitar la infección y luego deberíamos poder hacerlo con bastante seguridad dada la gran experiencia que tenemos en este campo”, ha explicado.

Este tipo de ensayos fueron iniciados en el siglo XVIII por el científico Edward Jenner, quien expuso al hijo de ocho años de su jardinero a un virus para comprobar si su vacuna experimental era efectiva.

Ahora, los voluntarios que participen tendrán entre 18 y 30 años, el grupo que se cree que tiene menor riesgo de contraer el SARS-CoV-2,, el virus que causa la Covid-19. Después de recibir una dosis, se les pedirá que permanezcan en la clínica durante dos semanas y media mientras sus síntomas se controlan las 24 horas del día. 

Aún no se ha confirmado la remuneración económica que podría recibir los participantes, pero a las personas voluntarias que lo hagan podría recibir más de 4.000 libras (unos 4.400 euros), según el diario Financial Times. A los voluntarios se les pagará por su tiempo en la clínica. También serán monitoreados hasta un año después para asegurar que no haya efectos negativos a largo plazo.

El profesor Openshaw dijo al programa Today de BBC Radio 4 que los ensayos podrían dar una “idea realmente firme” de si una vacuna funcionará y cómo funcionará: “Hay tantas vacunas ahora en fase 3, pero creo que las vacunas que llegarán en los próximos tres o cuatro meses no serán en realidad las vacunas que usaremos dentro de dos o tres años. Por tanto, necesitamos formas de alinear las nuevas vacunas con las de eficacia probada y determinar qué es lo que las hace funcionar”.

Imperial College will begin “challenge trials” from Jan, exposing healthy volunteers to Covid to study the virus. Prof Peter Openshaw says participants will receive the “lowest, safe dose” & then observed for “two and a half weeks of isolation” #R4Todayhttps://t.co/6nzCQTjXo4

— BBC Radio 4 Today (@BBCr4today) October 20, 2020

Controversia ética

En estos estudios, llamados ‘de desafío’, los participantes reciben la dosis correspondiente de la vacuna y, aproximadamente un mes después, son infectados deliberadamente con el virus en condiciones controladas. Para comprobar si la vacuna es realmente efectiva contra la enfermedad, los voluntarios son aislados, puestos en cuarentena y vigilados para ver sus efectos.

Este método no está exento de controversia ya que, según los más críticos, no resulta ético infectar de forma deliberada a una persona sana con una enfermedad potencialmente mortal para la que no existe actualmente un tratamiento eficaz.